Oficial: Diego Llorente vuelve a LaLiga para reforzar la zaga del Betis

Diego Llorente, nuevo jugador del Betis
Diego Llorente, nuevo jugador del BetisReal Betis
El zaguero de 30 años regresa al fútbol español y se incorpora al cuadro verdiblanco, donde intentará hacerse un hueco en el once y con el que ha firmado por cuatro años, hasta el 30 de junio de 2028.

Diego Llorente, que este lunes ya estaba en la capital hispalense para incorporarse a la expedición de un Real Betis que ya ha empezado los pertinentes reconocimientos médicos a los jugadores, es uno más en el plantel que dirige Manuel Pellegrini. Pese a que el Leeds United desembolsó 20 millones de euros a la Real Sociedad en 2020 y aún tenía un par de años de contrato por delante, el traspaso se ha cerrado en poco más de tres kilos.

El que fuera internacional español es de sobra conocido por el público, ya que se formó en el Real Madrid, con cuyo primer equipo acumuló algunas participaciones. Sin salir de las fronteras nacionales, el zaguero militó como cedido en el Rayo Vallecano y en el Málaga, antes de poner rumbo a la Real Sociedad. Su experiencia en Donosti fue la más larga de su carrera, ya que no logró tener demasiado recorrido en la Premier y el último año y medio lo ha jugado en la Roma.

Llorente asume el reto de hacerse con una plaza en el eje de la zaga, una situación que se presenta más asequible debido a la salida de Riad (al Crystal Palace). Era necesario ocupar esa vacante y el elegido ha sido Diego, que es el quinto fichaje del club en lo que va de mercado -Losada, Perraud, Marc Roca y Adrián San Miguel han sido los anteriores-. Todo parece indicar que no será el último; la dirección deportiva tiene deberes en la zona delantera.

El madrileño ha tenido un papel importante durante el último curso: 41 encuentros, un gol y dos asistencias. Los suyos quedaron sextos, justo por detrás del Bolonia, y volverán a disputar la Europa League en los próximos meses. En esta última competición alcanzaron las semifinales, ronda en la cual se vieron superados por el (casi) imbatible Bayer Leverkusen, después derrotado por la Atalanta en el duelo decisivo.