Hay "elementos contundentes" en el caso del presunto abuso sexual de rugbistas franceses

Jugadores de rugby franceses
Jugadores de rugby francesesAFP
Existen "elementos contundentes" en el relato de la presunta víctima de abuso sexual por parte de dos jugadores de la selección francesa de rugby en Argentina detenidos el lunes en Buenos Aires, informó este martes la fiscal Daniela Chaler.

"Las lesiones son compatibles con el relato que da la víctima, que no necesariamente pueden ser exclusivas de un abuso sexual", dijo Chaler a la radio LV10 de Mendoza (oeste), provincia donde habría ocurrido el hecho.

"La declaración ha sido bastante larga, extensa, detallada, y se corresponde, en principio, con las constataciones del cuerpo médico forense. Hay elementos contundentes", añadió Chaler, fiscal jefe de la unidad de delitos contra la integridad sexual en la provincia de Mendoza.

Los jugadores serán trasladados entre el miércoles y el jueves a Mendoza, donde se les practicarán las pericias correspondientes, dijo a la AFP el portavoz del poder judicial de esa provincia, Martín Ahumada.

Si son imputados tras el resultado de las pericias, podrían quedar en prisión preventiva durante el proceso judicial, que se sostendría a puertas cerradas.

Los jugadores involucrados son el segunda línea Hugo Aradou (20) y el tercera línea Oscar Jegou (21), quienes formaban parte del equipo nacional de Francia en el amistoso contra Argentina el sábado en Mendoza, 1.100 km al oeste de Buenos Aires. Los europeos ganaron 28-13.

Según la prensa local, el presunto abuso se produjo en el Diplomatic Hotel de Mendoza, donde se hospedaban jugadores y cuerpo técnico durante el primer ensayo ante los Pumas.

La fiscal del caso, Cecilia Bignert, solicitó la detención inmediata de los sospechosos, que permanecen detenidos en Buenos Aires a la espera de una comisión policial que los traslade a Mendoza, confirmaron fuentes policiales a la AFP.

"Se actuó rápido por el temor a que abandonen el país", explicó Ahumada.

La fiscal Chaler señaló que, además, "tiene que ir un traductor (a Buenos Aires) porque estos dos jóvenes no hablan castellano, entonces hay que asegurarse que ellos entiendan el motivo de su detención y el traslado a la provincia de Mendoza".

Y agregó que, al momento, "desde el Gobierno de Francia nadie se ha comunicado con la fiscalía".

De ser hallados culpables, los deportistas podrían enfrentar penas de hasta 20 años de prisión.

"Una atrocidad sin nombre"

El presidente de la Federación Francesa de Rugby (FFR), Florian Grill (58), indicó la noche del lunes: "Hay una investigación en curso. Aún no tenemos todos los detalles porque acabamos de llegar a Buenos Aires con Jean-Marc Lhermet (vicepresidente de la FFR)", en declaraciones a periodistas.

"Si los hechos se prueban, son increíblemente graves. Hay que pensar en la joven. Es lo contrario de todo lo que es el rugby, de todo lo que hace el rugby, de todo lo que construye el rugby (...) pero debemos dejar que se lleve a cabo la investigación, que es necesaria", añadió.

La ministra de Deportes francesa Amélie Oudéa-Castéra escribió: "Si la investigación confirma los hechos reprobados, constituyen una atrocidad sin nombre. Un pensamiento para la víctima", señaló en su cuenta de la red social X.

Ambos jugadores estuvieron en la selección francesa que ganó el Mundial Sub-20 del año pasado en Sudáfrica.

El delantero Auradou tuvo una gran temporada este año, disputando 20 partidos en el Top 14 con el equipo de rugby francés Section Paloise.

Ambos clubes emitieron comunicados diciendo que no harían comentarios hasta que estuviera disponible "información más precisa" y se alcanzaran las "conclusiones iniciales" de la investigación.

El escándalo ocurre un día después de que expulsaran del seleccionado galo a Melvyn Jaminet tras unas declaraciones racistas en un video publicado el domingo y del que dijo estar "avergonzado".

"Al primer árabe que me encuentre por la calle, le daré un golpe de casco", había dicho Jaminet (25) que se grabó a sí mismo en un breve video sin fecha, publicado en Instagram y luego borrado.

La FFR condenó "con la mayor firmeza" los comentarios realizados por Jaminet, lo apartó del equipo e inició una investigación interna.

El domingo por la noche, Jaminet publicó un mensaje de disculpa en su cuenta de Instagram: "Lo siento profundamente y me avergüenzo de mis palabras".